miércoles, 28 de mayo de 2008

¡Yo no he sido!

Me hace gracia ver como un jugador de la talla de Nicolás Anelka le echa las culpas a su ya ex técnico, Avram Grant, por fallar el penalti decisivo en la final de la Champions. ¡Lo que hay que oír señores!

Es de chiste que un jugador profesional, que ha ganado la Liga Inglesa con el Arsenal (1998), la Copa de Europa con el Madrid (2000) y la Eurcopa con Francia (2000), no tenga lo que hay que tener (véase el título del blog) para asumir su error. Un error del todo humano y que nadie le iba a echar en cara. Eso sí, el galo se ha cubierto de gloria.

La excusa: entró "sin apenas calentar" y se sintió "frío". Para más INRI el francés añadió que "en ningún momento hubiese creído que iba a entrar. Estaba sentado en el banquillo y, de pronto, me pidieron que ingrese apenas un minuto después de que me hicieran calentar. No sé si alguna vez ha ocurrido algo así en una final de Champions League, que un jugador haya saltado al campo sin calentar".

Ahora resulta que además de no achacar su error padece una súbita demencia seníl. Anelka entró en el minuto 9 de la prórroga. Nani lo hizo en el minuto once, Belletti (que por si no se acuerda juega en su equipo) y Anderson (en el rival) entraron con el tiempo cumplido de la prórroga. Bien, aclarado esto, repasemos la tanda de penaltis.

Tévez, Ballack y Carrick no fallaron. Coge el balón Belletti (que entró a falta de un minuto del final) y marca. 2-2. Seguimos. Cristiano Ronaldo falla (siempre fallan los cracks). Lampard, Hargreaves y Ashley Cole no perdonan. Llega el turno de Nani (que entró dos minutos después que Anelka) y marca. 4-4. Terry falla el decisivo. Anderson cumple (entró con la prórroga ya cumplida). Kalou y Giggs no se arrugaron y llega el momento de Anelka.

El francés coge el balón, con el típico gotarron de las series de anime japonesas corriendo por su cara, y falla. Pero claro la culpa es de Grant. Nani, Anderson y Belletti (todos ellos entraron a posteriori que Anelka) marcaron sus penaltis. Deben ser super hombres. Anelka debería haber bajado la cabeza y llorar, como hizo su capitán (Terry), en lugar de echar las culpas a los que no las tienen.

Por cierto, Nicolás Anelka es el futbolista por el que más dinero se ha pagado en materia de traspasos en toda la historia. Entre París Saint Germain, Arsenal, Madrid, Liverpool, Manchester City, Fenerbache, Bolton y Chelsea se han dejado 124 millones de euros.

Total, para que en una final de la Champions no acate su error y llore como un niño pequeño. Bravo Nicolás, a eso lo llamo yo tener clase.

2 comentarios:

Mític dijo...

Quan jugava al Madrid i portava el pantaló de xandall de la cama dreta pujat, ja semblava un bufón. Amb el temps s'ha confirmat que és escòria. Gran bloc.

Anónimo dijo...

Me encanta tu blog. FT