lunes, 30 de junio de 2008

¡Gracias!

Estadio Erns Happel, Viena. Domingo 29 de juino de 2008. Suenan los himnos de España y Alemania. Ya no hay marcha atrás. Empieza la final. No hacen falta cuchillos para cortar el aire, sólo con el humo de mi cigarillo consumiéndose lentamente entre mis dedos ya es suficiente. El corazón bombea a 200 por hora y la sangre caliente y roja corre tan deprisa por mis venas que hasta me duele.

Antes del partido aviso a mis amigos: "He soñado que Fernando Torres metía el gol de la final". Y no, don Calderón De la Barca. Los sueños, no sólo son sueños. Los sueños se hacen realidad. Senna se la da a Xavi. El mejor jugador de la Eurocopa se la tira al espacio al "niño" y éste corre como un galgo dejando atrás a un incrédulo Lahm. Tiene que lograrlo, está escrito que ha de marcar él. Sale Lehmann como un obús, pero ya es demasiado tarde, The Kid ya ha puesto la punta de la bota y el balón bota letanmente hasta besar las mallas germanas.

No hay palabras para describirlo. Es un gol histórico. Podría decir que siempre he creído en él. Podría decir que dónde están ahora los que lo criticaban, los que decían que nunca estaba cuando debía estar. Podría decir muchas cosas, pero no las diré. Porque aunque el gol haya sido suyo, esta Eurocopa es de todos. Es de Luis y de los 23 jugadores que nos han hecho soñar y han hecho que ese sueño sea ahora una realidad. Esta Eurocopa es de todos. Esta Eurocopa es nuestra.

Roberto Rosetti pita el final. Ahora sí, ya nadie nos la puede quitar. Es Platini quien nos quitó la Eurocopa del 84' y es Platini quien le entrega a Casillas la Eurocopa del 2008. Palop no se olvida de Arconada ni Sergio Ramos de Puerta. Por fin. El fútbol nos lo debía. Por el codazo de Tassotti a Luis Enrique. Por el escándolo de Gamal Ghandour ante Corea. Por el penalti fallado de Raúl ante Francia. Sólo puedo decir una cosa: Somos campeones de Europa.

El Bueno:
Fernando Torres. Ha aparecido cuando tenía que hacerlo: en la final. Su gol será recordado para siempre, como lo es el de Marcelino. Primero fue el palo quien le impedió, pero Lehmann no pudo hacer nada para evitar el gol y la derrota de Alemania.

El Feo:
Michael Ballack. El capitán teutón es un especialista en perder finales. Perdió la final de la Champions con el Leverkusen (2002). Perdió la final del Mundial de Corea (2002). Perdió la final de la Champions con el Chelsea (2008) y ahora ha perdido la final de la Eurocopa (2008).

El Malo:
Philipp Lahm. En la jugada clave del partido, el lateral del Bayern no pudo con Torres. Se paró a media carrera y no se le puede conceder ni un centímetro de más al '9' del Liverpool. Seguro que recordará durante toda su vida esa jugada.



Alemania 0 - España 1 (Fernando Torres 33')

1 comentario:

Oliver F. Domínguez dijo...

grandísimo el partido de ft
cuando carecimos de villa salió el talento del niño, que nos lo había negado vilmente a lo largo del torneo. torres fue muy superior a todo lo blanco que se movía por el césped, especialmente los rocosos centrales (mertersacker y un infame metzelder, con unas pints propias del leónidas espartano)

alemania fue una comparsa en manos de españa. para mi ballack fue más el malo que lahm, que perdió en la carrera a galope tendido y cuerpo a cuerpo con el niño en la jugada dl gol.