jueves, 16 de octubre de 2008

Cerveza, Tintín, Chocolate y Queso Manchego

Hoy se ha visto sobre el campo a aquella Bélgica de 1830. La de la Revolución Belga que se ganó a pulso el sobrenombre de "el campo de batalla de Europa" o "la cabina de Europa". Hoy el Rey Balduino ha sido eso: la cabina de Europa. Un campo de batalla con dos contendientes; la campeona del viejo continente y la nueva sangre belga.

La nueva Bélgica que se empezó a vislumbrar en los Juegos de Pekín, empieza a tomar forma de la mano de René Vandereycken. Quedan ya muy atrás los tiempos de Luc Nillis, Scifo, Goor, Staelens, Wilmots y los hermanos Mpenza, por no hablar del legendario Eric Gerets, ahora de falso justiciero en el banquillo del Marsella.

Los Diablos Rojos vuelven con fuerza gracias a Kompany (Manchester City), Vanden Borre (Génova), Van Buyten (Bayern Munich), Simons (PSV), Vermaelen (Ajax), Fellaini (Everton) y Sonk (Brujas). Una generación de futbolistas muy prometedora que se jugarán la segunda plaza con la Turquía de Nihat y Arda Turan (Galatasaray) y la sorprendente Bosnia del pichichi de la Bundesliga, Ibisevic (Hoffenheim).

Lucharán por la segunda plaza, porque España está a otro nivel. A un nivel inalcanzable en estos momentos. Le ha costado llevarse los tres puntos, pero ha demostrado buen juego y garra. Dos cualidades que juntas son una garantía de éxito. La clase la ponen los jugones: Xavi, Cesc e Iniesta. La garra y la ambición de ganar la ponen todos, pero sobretodo Villa, que ha luchado hasta conseguir el gol de la victoria. El 'Guaje' ya ha igualado a la 'Saeta Rubia', 23 goles con la 'Roja'.

"Ha sido uno de los goles más bonitos de mi vida". No se puede definir mejor. El queso manchego de la selección se ha servido a si mismo en bandeja para deleite de todo el mundo. Un gol de auténtico crack. Un gol que a muchos ha recordado aquel tanto de Butragueño al Cádiz (5-2).

El gol de Iniesta devolvía las tablas en el marcador, después que Sonk dejara en 717 minutos el récord de imbatibilidad de la selección. Los belgas no han merecido perder. Han tenido buenas ocasiones con una intervención crucial de Casillas y otra de Puyol sacando el balón bajo palos. Pero nadie dijo que el fútbol era justo.

Eso sí, una cosa ha quedado clara. En Bélgica ya no hay sólo cerveza, chocolate o cómics de Tintín. En Bélgica ha vuelto el fútbol, y del bueno.



2 comentarios:

Oliver F. Domínguez dijo...

andrés iniesta es algo brutal, exagerado.

de lo mejor del mundo.

Anónimo dijo...

Vaya estado de gracia que tiene Iniesta!!!! A la chita callando está demostrando que la suya si es una pierna de seda, con guante y todo. Veo que al final no te pudiste resistir a verlo.
FU