miércoles, 29 de octubre de 2008

¡Te quiero Diego!

"Diego nuestro que estás en las canchas. Santificada sea tu zurda, venga a nosotros tu fútbol. Hágase tu calidad tanto en el cielo como en la tierra. Dános hoy los goles de cada día, perdona nuestras patadas, como nosotros perdonamos la mafia napolitana. No nos dejes caer en la tentación de manchar la pelota y líbranos de Havelange. Diego".

Así rezan a su Dios, los maradoninanos. Así han rezado para ver cumplido un milagro; que Diego Armando Maradona, El Diez, Diegol, El Pelusa, La Mano de Dios, El Pibe de Oro, El Barrilete Cósmico, D10S, Maradó llegara a ser seleccionador de Argentina. Y el día llego en el año 47 DD (Después de Diego).

"Diego Armando estamos esperando que vuelvas, siempre te vamos a querer por las alegrías que le das al pueblo y por tu arte también". Así acaba la canción que le dedicó el maestro Andrés Calamaro a Maradona, y el mejor futbolista de la historia ha vuelto.

"Al poco que debutó: Maradó, Maradó. La doce fue quién coreó: Maradó, Maradó. Su sueño tenía una estrella, llena de gol y gambeta. Y todo el pueblo cantó: Maradó, Maradó. Nació la mano de Dios". Es el estribillo del tema que Rodrigo le dedicó y la Mano de Dios ahora llevarás las riendas de la albiceleste, en lugar de llevarla desde el pie.

Para muchos argentinos, que Maradona sea el seleccionador nacional, es un sueño hecho realidad. El hombre que levantó la segunda Copa del Mundo (1986) como capitán tiene ahora la misión de levantar la tercera como seleccionador. En el 86 Maradona capitaneó un equipo comandado por Bilardo, quién ahora será su sombra protectora.

Aquella conexión brilló en el 86, con un líbero, dos stoppers, cinco centrocampistas y dos delanteros sobre el césped. Al más puro estilo Bilardo: ordenado y fuerte. Maradona ponía la magia, Bilardo la cabeza.

Algunos dirán que es una locura que Maradona sea el nuevo seleccionador. Que basta con mirar sus experiencias en el Deportivo Mandiyú de Corrientes (Una victoria en doce partidos) o en Racing de Avellaneda (Dos victorias en once partidos). Pero una cosa es indudable: la alegría, la esperanza, la ilusión y el fanatismo que Diego puede aportar a la selección combinada con la maestría de Bilardo, sí que puede funcionar.



5 comentarios:

Marc dijo...

Em mostro bastant escèptic amb les possibilitats de què Maradona lideri Argentina a guanyar el Mundial, però bé, tenen sort de tenir una plantilla plena de joves promeses i poder esperar-se fins el 2014...

eloy urarte dijo...

@ marc:

Realment és una incógnita. Jo no sé si funcionarà o no, però un espectacle mediàtic serà segur.

Oliver F. Domínguez dijo...

estoy seguro de que es una cagada para argentina, que puede pasarlo mal, y para maradona, que verá como muchos de los que le consideran un dios pasarán a criticarle igual que hace él.

V. Sancho dijo...

Estic més amb el Marc. La sort que té Maradó és que té una selecció que porten molts anys jugant junts, molt joves, i amb molt, molt de talent. I que ja poden liderar la selecció, sense haver d'esperar al 2014.

I el que dius tu, Eloy, no falla. La repercussió que tindran els partits d'Argentina serà enorme ara, més del que seria habitual en una campiona del món i aspirant a ser-ho en el proper mundial.

Tania Lozano Fernández dijo...

Maradona siempre en el punto de mira... Personalmente no creo que sea el más indicado para liderar una selección pero el revuelo ya lo ha causado y los que quedan por venir ;) Por cierto, me encanta la canción de: Maradó, Maradó (8) jaja