domingo, 2 de noviembre de 2008

Bostezos, patadas y más bostezos

Menudo partido se ha podido ver en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. Una aberración al fútbol. El Real Madrid, aún con la resaca copera, ha salido dormidísimo al terreno de juego y no ha despertado hasta pasados los primeros veinte minutos de juego, cuando se ha producido el primer disparo del partido.

Ni Almería ni Madrid han demostrado un triste ápice de ambición, o de gusto futbolístico, en los primeros 45 minutos. Basta con mirar las estadísticas: ni un córner en todo el primer tiempo y el primer fuera de juego se ha señalado a los 35 minutos. Así ha sido el bagaje atacante de ambos, no se han dejado ni entrever cerca del área contraria.

El único que lo ha hecho ha sido el de siempre. Raúl. El capitán blanco ha salido al rescate de los suyos con un auténtico golazo. Higuaín se la ha puesto en la cabeza y el '7' se ha lanzado en plancha para girar el cuello con un bellísimo movimiento y enviar el balón al fondo de las mallas. Quinto gol para Raúl en Liga.

Con el gol de Raúl, la infinidad de faltas y la poca sangre de ambos conjuntos, González Vázquez ha pitado el final de una primera mitad soporífera. Realmente han sido de los peores 45 minutos de lo que llevamos de Liga, por no decir los peores.

Arconada ha reaccionado en el descanso y ha hecho lo mejor que podía hacer: meter a Crusat. Sin duda ha sido lo mejor del partido, rápido, con desborde y desequilibrante. Uche también se ha incorporado tras el descanso, aunque sorprendentemente lo ha hecho en el mediocentro y no ha desentonado para nada.

La segunda mitad no se preveía plácida para el Madrid. Dos minutos después de la reanudación, Pepe ha tenido que retirarse lesionado del partido y en su lugar ha entrado Metzelder. También con dos minutos se ha podido ver casi más que en todo el primer tiempo: dos tiros a puerta, uno por banda.

Metzelder ha rebañado un balón con un, cuanto menos, extraño balanceo de su brazo en el área, pero el colegiado no ha visto nada. Seguro que de esta jugada no tendrá queja el director deportivo del Real Madrid.

Los blancos han hecho una sutil intentona de darle un poco de vida al partido con una buena jugada de Raúl que ha rematado Diarra al fondo de las mallas, pero tanto el capitán como el maliense estaban en fuera de juego.

La réplica la ha dado el Almería con una asistencia magistral de Crusat, que ha vuelto loco al perdonado Sergio Ramos, pero Piatti ha intentado una frivolidad cuando lo tenía todo de cara. El argentino ha querido marcar el gol de su vida colocando el tacón en lugar de buscar el remate de primeras.

A falta de veinte minutos para el final el Almería se lo ha empezado a creer y el partido ha empezado a ser eso, un partido de fútbol. Porque hasta el momento ha sido un espectáculo dantesco que aborrecía a los cerca de 18.000 espectadores que se han rascado el bolsillo para nada.

Piatti ha redimido su error y no ha vuelto a desaprovechar la enésima asistencia de Crusat. En esta ocasión el 'duende' se ha adelantado a Heinze y ha fusilado a Casillas desde el área pequeña. Ahí se ha acabado todo. Tablas justas en el marcador en un partido que no pasará a la historia, ni mucho menos.

1 comentario:

Oliver F. Domínguez dijo...

bff lo mejor de la jornada tan marcada por la lluvia es el liderato del barcelona, sin duda