martes, 11 de noviembre de 2008

Bye bye Mr. Cole


Las botas de Andy Cole han pasado a mejor vida, aunque eso será difícil porque mientras estuvieron enfundadas en los pies del mítico delantero del United tuvieron una vida gloriosa. Andy Cole, o Andrew Cole como se hizo llamar a partir del 2000, ha dicho basta a sus 37 años y después de ser un icono de referencia para cualquier chaval que sueña con ser delantero.

Cuando se habla de Andy Cole, irremediablemente viene a la cabeza otro nombre como el rayo de la luz: Dwight Yorke. Juntos, el inglés y el de Trinidad y Tobago, formaron una de las duplas más letales que se recuerdan en toda la historia. Al más puro estilo Oliver Atom y Tom Baker. La dupla de oro, vestida de negro.

Eso sí, Andy era Oliver y Dwight era Tom. El inglés es el segundo jugador, sólo por detras de Alan Shearer (261), en lograr más goles en la Premier League (187). Ambos jugaron en el Newcastle, pero mientras Shearer triunfaba con las 'urracas', Cole lo hacía con los 'red devils'.

Cole ha sido un auténtico trotamundos del futbol, eso sí era casero. Debutó con el Arsenal en la First Division con 19 años, sólo jugó un partido, y fue cedido al Fulham, por aquel entonces en la Third Division. El Bristol Citiy, en la Division One (ahora Premier League), apostó por él. Fue el fichaje más caro del club, 500.000 libras (unos 600.000 euros). Cole no defraudó y tuvo un promedio de un gol cada dos partidos.

El Newcastle se fijó en él y también hizo el que fue el mayor desembolso de su historia pagando algo más de dos millones de euros. Cole fue elegido Mejor Jugador Joven del Año y en los dos años que estuvo con las 'urracas' anotó 68 goles en 84 partidos.

Ante tal depredador del gol, el Manchester United hizo la que fue la compra más cara de la historia de la liga inglesa; ocho millones y medio de euros. Y vaya si los invirtió bien. Ni más ni menos que 93 goles en 195 partidos. Ganó cinco ligas consecutivas, en los cinco años que estuvo con los de Ferguson y fue el estilete del Manchester de la Triple Corona en el 1999.

Después de llegar a la cima fue bajando paulativamente la montaña del éxito. Blackburn Rovers, Fulham, Manchester City (no sentó muy bien a los aficionados del United), Portsmouth y Birmingham City. El Sunderland intentó reeditar el éxito del 99 del United con Roy Keane al mando en el banquillo y juntando a dos viejas gloras: Andy Cole y Dwight Yorke. Pero los años no pasan en balde y segundas partes nunca fueron buenas.

Sus últimos zarpazos los dio con el Bristol City, anotando un 'hat-trick' siete años y medio más tarde del último y tras tres meses fugaces en el Nottingham Forest, en la ciudad que lo vio nacer, Cole se sacó las botas por última vez. Unas botas que sacan humo y tardarán mucho en apagarse.

2 comentarios:

Oliver F. Domínguez dijo...

todos pasan, grandes y pequeños...

andy será recordado como el gran delantero de finales de los 90 en el Man U.

Simmons dijo...

Ostia, realmente eran muy míticos: Yorke y Cole, siempre me costó distinguirlos... El dia que se jubile Giggs se acabará un ciclo!