miércoles, 5 de noviembre de 2008

¡Manos arriba, esto es un atraco!


Veer para creer. Lo que se suponía una fiesta del fútbol, una noche especial para el Atlético en un campo idílico, el regreso a un partido de Champions de verdad se ha convertido en un robo a mano armada. La mano armada del sueco Martin Hansson. De primero una mano de Mascherano dentro del área. De segundo una mano de Carragher dentro del área. De postre un penalti inventado de Pernía sobre Gerrard y para la sobremesa tres tarjetas amarillas con el tiempo cumplido: Pernía, Heitinga y Agüero. ¡Qué vergüenza!

La contienda empezaba un tanto descafeinada. Agüero en el banquillo recuperandose de su fatiga y Fernando Torres con el corazón dividido en la grada de Anfield, a pocos metros de Javier Aguirre cumpliendo su primer partido de sanción. Dos ex reds también acompañaban al Kun en el banco: Luis García y Sinama-Pongolle y el balón echaba a rodar sobre el verde tras resonar por todo el estadio el You'll never walk alone.

Sin Agüero y Torres el choque perdía un tanto de morbo, clase y calidad, pero el nivel del choque no dejó nada que desear. Perea realizó un partido excepcional, de central, porque el colombiano es allí donde rinde al máximo nivel. Antonio López, de lateral derecho, también cuajó un encuentro fantástico y Paulo Assunçao fue la sombra de Gerrard. Un planteamiento táctico ordenado y acertado, dadas las circunstancias de la cita.

En el Liverpool, Xabi Alonso volvió a dejar su sello personal. Impresionante la visión de juego y la facilidad con que hace las cosas el guipuzcuano. Brillante en el centro del campo comandado a los suyos. Agger tenía ganas de marcha y tuvo hasta tres ocasiones claras de gol, pero para un central es más fácil despejar balones que meterlos en la red.

A los 37' Maxi Rodríguez hizo un autopase magistral para irse de Carragher y cruzar el balón fuera del alcance de Reina. Golazo. Era el primer gol de la noche que clasificaba matemáticamente al Atlético para los octavos de final; pues el Marsella se deshizo con comodidad del PSV (3-0).

Los rojiblancos no le perdieron el tiempo ni la cara al partido en ningún momento. Uno de los partidos más serios del conjunto de Aguirre en lo que llevamos de temporada. Jugaba sin la presión de estar ganando en Anfield y con las ideas claras: tapar a Gerrard, estar atentos en defensa y salir rápido a la contra.

Después de dos manos dentro del área red (una de Carragher y otra de Mascherano), donde Martin Hansson se hizo el sueco, llegó la jugada clave del partido. Minuto 95', Gerrard y Pernía saltan a por un balón dividido y tras el choque de trenes, incomprensiblemente el asistente señala penalti. Increíble. Un robo a mano armada en toda regla. Ni Alí Babá y los 40 ladrones podrían haberlo hecho mejor. Una vergüenza lo que está pasando con el Atlético en la Champions.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No me lo podía creer!!!
Después dicen que los árbitros lo tienen difícil para pitar en el momento de la jugada, pero es que no había en esa jugada ni asomo de falta. En todo caso era falta de Gerrad. Es increíble.
Es cierto que también se coló antes al no pitar un penalti al Atletico por mano en el área, pero compensar ese error con un penalti inventado ya es demasiado. Además ya lo compensó con creces no pitando la mano del Liverpool clamorosa e intencionada.
En fín, el pupas también en Europa.
FU

Anónimo dijo...

Sí, increhible. Tranquil però que passareu!
FONS

Anónimo dijo...

El regalo de ayer en Anfield al Liverpool de Benítez (antifútbol) demuestra una vez más que los 'reds' siguen salvando su pellejo gracias a los favores arbitrales, a la suerte canchera y a la cada vez más manida y gastada mística. Quizás en los 70 jugaban a algo, pero llevan años paseando por Europa un fútbol ramplón impropio de un gran club. Gran club más por el "You will never walk alone", la mística de Anfield y lo del "Spanish Liverpool" que por sus méritos reales en lo estrictamente deportivo.

Amén.

Xavi.

Oliver F. Domínguez dijo...

me parece increíble, el penalti más injusto en mucho tiempo.

estaba el atlético a muy poco de dar la machada en el legendario anfield road, y la incompetencia y/o mala fe de un linier y un árbitro nefastos se lo ha impedido.

qué vergüenza