miércoles, 25 de febrero de 2009

Fútbol por los cuatros costados


Sport Bar Rambles. Les Rambles de Caputxins, 31 (Barcelona). Un lugar perfecto para amantes indiscriminados del fútbol. Tres pantallas para cada uno de los cuatro partidos de ida de los octavos de final de la Champions League. Eso sí, una mediana, 3,20 €.

La noche no puede empezar mejor. Un portugués brama cánticos lusos, justo detrás de mi, y Maxi me permite cantar el primer gol tan sólo tres minutos después del pitidio inicial de Howard Webb. En la otra tele Valdés hacía su segunda cantada en cuatro días. Un lanzamiento de falta directa de Juninho se lo comía el de Hospitalet. Y en la tercera, Julio César le paraba un libre directo a Cristiano Ronaldo espectacular.

Al cuarto de hora de juego, mientras Diego Forlán soltaba un trallazo en forma de aviso, Eto'o se encontraba con el palo en Gerland. Apenas dos minutos más tarde llegaban dos sustos, uno en cada tele. Kader Keïta hacía un pase de la muerte para Benzemá que cazaba Valdés y a Lisando le anulaban un gol por un ajustado fuera de juego, con un corte de mangas incluido de Jesualdo Ferreira.

Pasados los veinte minutos de juego, Lisandro aprovechaba un salto a destiempo de Pablo y batía a Leo Franco, que llegó a tocar el balón. A la jugada siguiente, en una tele, Leo Franco le sacaba el segundo gol al "Licha" con el pie. En la segunda tele, Benzemá mandaba el balón a la madera. Y en la tercera, Giggs no supo definir sólo ante Julio César.

Leo Franco, que evitó la debacle rojiblanca, le sacó con el hombro un uno contra uno a Hulk. Un jugador extraordinario que llegó este año a Portugal del Tokyo Verdy, de la Segunda División japonesa. Casi al unísono Valdés evitaba el segundo del Lyon en una buena ocasión de Benzemá.

Pasada la media hora de juego Pablo, que jugó al límite en todas sus intervenciones, a punto estuvo de jugarse la roja, pero su guadaña sobre Lisandro fue impecable. El que no fue limpio en su entrada fue Mexes, que en la cuarta tele derribaba a Van Persie dentro del área y el holandés no fallaba desde la pena máxima.

En el tiempo añadido del primer tiempo, Helton, en una de sus habituales cantadas, le regaló el segundo gol a Forlán que disparó de muy lejos. Tras el descanso y con otra cerveza en la mano comenzaron las segundas partes.

Bendtner falló un clamoroso gol sólo ante Doni y Lisandro lo imitó en el Calderón. En Francia, no fue gol el lanzamiento de falta de Alves porque Lloris sacó una manopla impresionante y más tarde se volvió a lucir con un cabezazo de Piqué.

Y a falta de diez minutos para el final llegó la cara y la cruz para Barcelona y Atlético. Henry sacó cara al rematar en plancha un córner al segundo palo. La cruz fue para los de Abel, que vieron como Lisandro perforaba la red por segunda vez consiguiendo su sexto gol en siete partidos y dejando a los colchoneros en la cuerda floja.


Olympique de Lyon 1 - FC Barcelona 1 (Juninho 7' / Henry 69')
At. Madrid 2 - FC Oporto (Maxi 3' y Forlán 47' / Lisandro 22' y 72')
Arsenal FC 1 - AS Roma 0 (Van Persie 36')
Inter de Milán 0 - Manchester United 0

lunes, 23 de febrero de 2009

¿Fútbol de altura?


Aprovechando la estancia de mi buen amigo Víctor en Bolivia debido a temas profesionales le pedí una colaboración en el blog para conocer un poco más el fútbol boliviano y gustosamente aceptó. Gracias.


Escrito

Escrito por Víctor Sancho.


Hablar de Bolivia es hacerlo de un país en medio de los Andes, con la ciudad sede de Gobierno más elevada del mundo: La Paz está a más de 3.800 metros sobre el nivel del mar. Un problema para el foráneo que vive en ella: la falta de oxígeno se hace latente a cada paso; pero una virtud para el nativo.

Desde hace tiempo, la cruzada contra la medida de la FIFA de prohibir jugar a más de 2.750 metros sobre el nivel del mar ha sido una constante entre el fútbol boliviano, que ve en la altura, quizá, la única opción de obtener buenos resultados en las competiciones que disputa. Porque si tiene que confiar en su calidad y tradición futbolística, quizá no podría estar en el puesto 58 del ránking de la FIFA.

Si bien la selección nacional boliviana aún se defiende en el panorama internacional, entrenada por el ídolo local Edwin "Platiní" Sánchez, integrante de la Bolivia que participó en el Mundial de 1994 y que casi empata con Alemania en la fase de grupos, y capitaneada por el zaguero del Celta Juan Manuel Peña, un clásico de la Liga Española, la competición doméstica y sus clubes dejan mucho que desear.

La Liga de Fútbol Boliviana se organiza en Apertura y Clausura, además de un play-off final con los mejores de las dos competiciones. Doce clubes configuran la primera división; ninguno de ellos, a mi humilde juicio, lucharían por el ascenso en la Segunda española.

Sorprende, en un primer repaso a la lista de los clubes, sus nombres y equipaciones. Los que se llevan la palma, sin duda, son los de Potosí. Dos equipos son los residentes en esta ciudad: el Real Potosí, con zamarra copiada de la del Real Madrid de los ochenta, y con presidente español de apellido Blanco. El otro, Nacional Potosí, tiene un referente más cercano, ya que el escudo y la camiseta podrían ser, perfectamente, los del River Argentino.

Además, hay clubes con nombres tan curiosos como Aurora, Oriente Petrolero o The Strongest que, paradójicamente, se está convirtiendo en el peor equipo del Apertura de este año.
Una Apertura que, en sólo dos jornadas, ya ha visto como tres entrenadores abandonaban los banquillos, y un cuarto está pendiendo de un hilo; todo dependerá del resultado de la próxima jornada, que se aplaza una semana por Carnavales.

Por lo visto hasta el momento, dos equipos son los que merecen recibir todas las apuestas para ser campeones: Universitario de Sucre y Bolívar de La Paz. Sin tener un juego brillante, superan la media boliviana, hecho que les supone una ventaja abismal frente a sus competidores. Pero que, cuando juegan en competiciones internacionales (caso de Universitario y Aurora en la Libertadores, y de La Paz F.C., una imitación del Barça, en la Suramericana), demuestran que no tienen el nivel como para ser respetados.

Rara es la persona que aguanta más de 45 minutos de un partido de fútbol boliviano sin aburrirse. Por eso, el presidente Morales juega a menudo con su modesto equipito. Para dar algo más de alegría a un país que vive el fútbol con fervor; quizá viendo que ellos, con un poco de suerte, podrían vestir la camiseta de sus amores y hacer un nada despreciable papel.


sábado, 21 de febrero de 2009

Alerta 112

Las estadísticas están para romperlas. Eso es lo que debió pensar Mauricio Pochettino cuando pisó el césped del Camp Nou. Guardiola pensaría que un derbi es un derbi, que no hay que relajarse ni siquiera ante el colista. Hasta hoy, el de Santpedor contaba los derbis por victorias. Hasta hoy.

Hacía 27 años que los blanquiazules no ganaban en el feudo azulgrana. Nunca en la historia de la Liga había ganado el colista en casa del líder. El Barça llevaba 22 jornadas invicto y el Espanyol 111 días sin conocer la victoria. Y la alerta 112 sonó hoy en el teléfono.

El Espanyol llevó el partido a su terreno. Al único al que podía ampararse si quería sacar algo de provecho del Camp Nou. Abandonó cualquier idea relacionada con la pelota y se centró en desquiciar a su rival a base de juego tosco y pérdidas de tiempo. En total fueron trece tarjetas amarillas y una roja las que mostró Delgado Ferreiro.

El Barça cayó en la trampa de los pericos y se olvidó de practicar el mejor fútbol de Europa. Lo intentó al principio con una buena pared entre Alves y Messi que acabó con un cabezazo desviado de Henry y un disparo lejano de Xavi, pero entonces comenzaron los problemas.

Abidal tuvo que retirarse con una rotura de abductor (unas ocho semanas de baja) y dejar paso a un tocado Puyol. Después Ángel se unió al lateral francés en los vestuarios y su lugar lo ocupó Román.

Antes llegó la jugada más culé del partido. Messi se la puso a Henry y el pase de la muerte del francés lo sacó con el pie Kameni. Jugada preciosa, que no quedó anulada a instancias del asistente por posición incorrecto de Keita.

Al de Mali no le debió gustar esa decisión y se tiró con todo en una jugada con Moisés. La entrada fue dura pero el color no debió ser el rojo. Se excedió Delgado Ferreiro y ahí cambió el partido.

Con un hombre menos y con una batalla campal más que un partido se encontró el Barça en el descanso. Ni un sólo disparo a puerta del Espanyol, pero con los machetes entre los dientes.

Guardiola quiso estabilizar el centro del campo e introdujo a Sergio Busquets en lugar de Henry. Poco le duró la consistencia, porque cinco minutos más tarde De la Peña adelantaba a los blanquiazules.

El ex azulgrana remató a placer un gran centro de Nené, que se deshizo con suma facilidad de Piqué. 'Lo Pelat' no marcaba desde 2005 en Liga y no le valió con volver a hacerlo en la que fue su casa, sino que lo hizo por partida doble.

Cuatro minutos después Víctor Valdés le regaló el segundo al 'pequeño buda'. El de Hospitalet pegó una cantada apoteósica y se la puso a los pies al '9' blanquiazul que definió con una exquisita vaselina.

El baile de tarjetas seguía su ritmo. Xavi la vio por castigar a De la Peña por sus dos goles y el perico se tomó la venganza por su mano haciendo lo mismo con Sergio Busquets. Y entre tantas patadas llegó la esperanza azulgrana.

Un mal rechace de Jarque lo recogió Touré Yayá y con una preciosa y potente bolea fusiló a Kameni. El duelo de africanos se lo llevó el mediocentro marfileño y recortaba distancias en el marcador.

Y entonces llegó el expediente 'x' de la noche. Guardiola sentó al león indomable en lugar de Gudjohnsen. Un cambio incomprensible, teniendo en cuenta que el Barça necesitaba el gol y que Sergio Busquets se colocó de delantero centro. Ahí se acabó el partido.

domingo, 15 de febrero de 2009

Alpiste blanco


Hoy la cosa iba de pájaros. El Sporting ha saltado al verde de El Molinón con un pájara impresionante y la defensa asturiana se dedicó más a darle alpiste a las palomas que poblaron el césped que a cubrir a los hombres de Juande Ramos.

Marcelo tenía la difícil tarea de sustituir a Robben en la banda izquierda y aprobó el examen con nota. Sergio Ramos se adueñó de la autopista en la que se convirtió la banda derecha y Raúl sacó lo mejor de si mismo para convertirse en el máximo goleador de la historia blanca.

Un cuarto de hora tardó el capitán blanco en abrir la lata. Higuaín le puso un balón perfecto a Sergio Ramos, que controló con el pecho y se la puso al pie a Raúl para que anotara su gol 308. La afición rojiblanca le dedicó un sonoro 'villa Maravilla' para recordarle a Raúl, que ahora el '7' de España es su 'Guaje'.

Míchel, tímidamente, intentó la reacción asturiana pero Higuaín, que cuajó un gran partido, se lanzó como un obús para taponar el disparo del rojiblanco. Después fue Raúl quien buscó el segundo, pero Lafuente lo evitó con una gran estirada. El segundo iba a firmarlo Huntelaar.

Marcelo le pone un gran envío a la cabeza a Higuaín, que la peina para Huntelaar. El holandés se plantó sólo ante Lafuente y no desaprovechó la oportunidad. Lo batió por debajo de las piernas y celebró, por fin, su primer gol con la camiseta blanca.

Tras el descanso, Bilic, que hoy ha sido padre, saltó al césped para darle más vida al pobre ataque asturiano. Pero el croata, máximo goleador del equipo con siete tantos, no fue de gran ayuda para conseguir la cuarta victoria consecutiva como local.

A los cinco minutos de la reanudación llegó la sentencia de los de Juande Ramos. Lass recuperó un balón en el centro del campo, Higuaín la dejó de tacón a Marcelo que se internó en diagonal y batió a Lafuente con una sutil vaselina.

Con el cero a tres en el electrónico el Madrid se relajó y la intensidad del partido bajó a un ritmo vertiginoso. Los diez puntos de distancia con el Barcelona ya estaban asegurados y Juande optó por dar descanso a los internacionales. Se marcharon Gago, Heinze y Sergio Ramos y dio minutos a la cantera: Javi García, Miguel Torres y Dani Parejo. A todo esto, Faubert se lo miraba desde el banquillo.

Huntelaar volvió a saborear el gol con un gran testarazo a centro de Sergio Ramos, pero el valenciano Mateu Lahoz anuló el segundo gol del holandés. Y es que el cuarto, estaba reservado para Raúl.

El más listo de la clase apareció para cerrar el círculo que él había iniciado. Una gran jugada personal de Higuaín, con control magistral, regate sublime y fuerte disparo, lo rechazó mal Lafuente y el '7' blanco sólo la tuvo que empujar. La grada de El Molinón, le volvió a recordar quien era ahora el '7' de España.

A dos minutos del final el Sporting despertó y Barral intentó dedicarle el gol del honor al 'Tati' Valdés, pero la madera se lo impidió ante la batida mirada de Casillas, que sigue en buena racha, pues sólo ha recibido un gol en lo que llevamos de año (Madrid 3 - Osasuna 1).

jueves, 12 de febrero de 2009

Al-Ándalus y el Mons Calpe


El general árabe Táriq ibn Ziyad dirigió el desembarco de las fuerzas de Califato Omeya en la Península Ibérica y se hizo con la sobiranía de Al-Ándalus desde el 711 dC hasta 1492, cuando se la arrebataron los Reyes Católicos. En 1713, durante la Guerra de Sucesión Española, la corona británica dominó el Mons Calpe, gracias al Tratado de Utrecht. O lo que es lo mismo, con una de las columnas de Hércules, con Gibraltar.

11 de febrero de 2009. España pasa por encima del imperio anglosajón y se hace con Gibraltar. Lo hace desde donde lo hizo Táriq ibn Ziyad, reconvertido en David Villa, y desde Al-Andalús, en Sánchez Pizjuán. Y con la columna de Hércules como símbolo grita, como sus aldeanos, su lema Nulli Expugnabilis Hosti (Ningún enemigo nos podrá expulsar).

Agbonlahor quiso hacer honra a su calidad de 'villano' y dio uno de los pocos sustos de los ingleses en todo el partido. El otro lo dio un nervioso debutante Piqué al complicarse la vida en tareas defensivas y estar a punto de perder un balón muy peligroso. Además, el catalán se jugó la expulsión con una falta sobre Heskey siendo el último jugador, pero para su fortuna el nuevo 'villano' estaba en fuera de juego.

El siguiente en dejar ver su miedo ante la nueva 'armada invencible' y dar fé a su sobrenombre, Calamity (calamidad), fue el guardameta David James. El arquero del Pompey erró cual novato y se le escapó un balón para sorpresa de todos, incluido a 'The Kid' que no estuvo rápido para aprovecharlo.

Entonces llegó la asistencia magistral de Xabi Alonso. Una asistencia de lujo con un destinario inmejorable, David Villa. El 'Guaje', aprovechando un rebote y demostrando su clase, se deshizo de Jagielka (otro debutante) y definió con gran exquisitez. Un auténtico golazo.

La 'Roja' se empezó a sentir como en casa. Volvía al Sánchez Pizjuán catorce años después y en Nervión nunca ha caído derrotada. Por eso emepezó a florecer la magia de las botas de Xavi e Iniesta. Prueba de ello fue una jugada preciosa entre el manchego, Capdevila y Villa que acabó con un rechace de Terry, que evitó el segundo de la noche.

Una de las grandes noticias de la jornada fue la vuelta de David Silva a la seleccion, que entró en lugar de su tocayo y compañero en el Valencia. Y de tocayos iba el juego, porque luego fue Fernando Torres quien le cedió el sitio a Fernando Llorente.

También llegaron dos frases que pasarán a la histora. Juan Carlos Rivero soltó la gran perla sobre David Beckham: "Es más guapo, que mejor futbolista". Antonio Fafián, pie de campo de TVE lo acompañó apuntando un gran dato de interés sobre el techo de la selección inglesa: "No se pueden imaginar los espectadores lo delgaditas que tiene las piernas Peter Crouch".

A nueve minutos del final llegó un gol de nueve. Falta botada a la perfección de Xavi y testarazo impecable de Llorente."Es el momento más importante de mi vida". Asi describió el delantero riojano su primer gol con la selección. No estarán tan contentos en San Mamés cuando su más preciado león abandonó el partido antes de tiempo por unas molestias y reconoció haber jugado tocado.

Justo antes del final Carlton Cole tuvo el gol del honor en sus botas al superar a Reina en el uno contra uno. Su disparo a puerta vacía se hubiera convertido en gol de no ser por la guadaña que sacó Marchena en el último suspiro. El portero del Liverpool tuvo más motivos que Casillas, en su última aventura publicitaria, para sentirse seguro.

domingo, 1 de febrero de 2009

¡Qué bueno que viniste Leo!


El 12 de febrero de 1929 el FC Barcelona consiguió su primer gol en Liga. Era el primer partido de la Liga y Manuel Parera anotó en Santander el primer tanto de la historia liguera de los azulgrana. Ochenta años más tarde ha llegado el gol 5.000 en Liga para el Barça y como no, lo ha firmado Leo Messi.

Guardiola quiso mimar a su estrella, a la estrella más brillante de la actualidad en el fútbol. El de Santpedor lo dejó en el baquillo para que no tuviera que jugarse el físico en el patatal que parecía hoy el Sardinero, pero al final tuvo que recurrir a él.

Los cántabros llegaban con la moral alta tras acumular diez partidos invictos en casa y con un Zigic que está en estado de gracia sobrevolando las alturas del Sardinero y abonado perpetuamente al gol. Hoy tampoco faltó a su cita particular.

El técnico azulgrana ya avisaba que el de hoy iba a ser un partido difícil debido al "cansancio físico y mental" del equipo. Y no le faltaba razón. El primer susto lo protagonizó Jonathan Pereira que se marchó por velocidad de Márquez y su disparo se estelló en el poste después de una manopla providencial de Valdés.

Después de la madera pocas cosas pasaron más durante los primeros 45 minutos de juego. Munitis se pederá el partido ante el Real Madrid por protestar, Touré Yayá vio la amarilla por empujar a Oriol y Piqué compró su billete de ida a los vestuarios.

El segundo tiempo comenzó en la misma línea que durante la primera mitad, hasta que Márquez volvió a ser superado por velocidad. El mexicano no llegó a tiempo y derribó a Pereira, ganándose la cartulina amarilla, dentro del área. Zigic cogió el balón y no falló.

Mientras el balón se dirgía al centro del campo, Messi comenzaba a calentar para sacarle las castañas del fuego a los azulgranas y Toni Moral tuvo que abandonar el terreno de juego en camilla por una dura entrada de Dani Alves.

Con diez minutos tuvo bastante el astro argentino para poner las tablas de nuevo en el marcador. Un centro de Henry lo remató Xavi al larguero y el rechace le cayó a los pies a la 'pulga' que sólo tuvo que empujarla al fondo de la red.

López Muñiz introdujo la pólvora multinacional burundesa/congoleña/ruandesa/belga de Tchité al mismo tiempo que Jimmy Jump lo acompañaba al verde del Sardinero. Tuvo que ser Samuel Eto'o quien se puso el traje de policía para pararlo y que lo sacaran del campo.

Y a falta de diez minutos apareció él. Apareció para escribir una nueva página dorada en la historia del club. Apareció para anotar el gol 5.000 en Liga del Barça. Apareció Messi para cerrar el círculo que empezó en Santander Morera hace ochenta años. Y lo cerró con un broche de oro.

Controló un rechace con el pecho, evitó un penalti y sacó la fuerza suficiente para cruzar el balón de una manera magistral fuera del alcance de Toño. Excepcional, sublime, histórico. Tenía que ser él y así fue.

Los últimos minutos de partido fueron los que le sobraron al Barça, porque no podrá contar ni con Márquez ni con Piqué, además del lesionado Puyol, ante el sporting de Gijón. Tchité no marcó, pero le aguó la fiesta a Guardiola, provocando la segunda amarilla del mexicano y del catalán.