lunes, 2 de marzo de 2009

Una noche 'gloriosa'


Pocos partidos de la Liga Española son tan espectaculares como los Atlético de Madrid - FC Barcelona. Por norma general, siempre van acompañados de goles, espctáculo, emoción, remontadas históricas y sobretodo, pasión. Ayer no fue una excepción y volvimos a disfrutar del fútbol en estado puro.

El Barça se la jugaba en el Calderón, donde es capaz de lo mejor y lo peor. El Atlético le ponía poner al eterno rival a tiro de piedra, pero la Champions este año está muy cara. Messi y Agüero se volvían a ver las caras en un duelo de titanes con la mirada de Benjamín sobre su padre, en su primer día en el Calderón.

El Kun ya avisó que iba a ser su noche en el primer minuto de juego. Su vaselina pareció entrar por encima de Valdés, pero fue un efecto óptico. La réplica la dio Henry a la jugada siguiente tras un fallo de Pablo que Leo Franco salvó.

A los cuatro minutos de juego, González Vázquez anuló un gol legal a Heitinga por fuera de juego inexistente y del 1-0 pasamos al 0-1 con un golazo de Henry. Uno de los que marcaba tantas veces en el Arsenal y ya había olvidado en Can Barça.

A la media hora de juego, Messi volvió a resurgir, en su partido 100 en Liga, y anotó tras una jugada de la casa. Rompió a Assunçao y a Pablo y la cruzó rasita al segundo palo de Leo Franco. La debacle se olía en el Calderón, pero Forlán le dio alas a los rojiblancos.

Sólo un minuto después, Diego Forlán se sacó un trallazo de la manga y Víctor Valdés, que estaba muy adelantado, se la volvió a comer. Gudjohnsen tuvo la sentencia al plantarse sólo ante Leo Franco, pero el islandés la envió a la segunda gradería.

Justo antes del descanso, Messi también tuvo otra clara ocasión, pero pecó de individualista y la cruzó demasiado, cuando Eto'o estaba completamente sólo.

La segunda mitad empezó con un fallo clamoroso del camerunés. Una pared con Gudjohnsen lo dejó sólo, pero no supo definir. Y las cosas que tiene el fútbol, cuando más apretaba el Barça llegó el 2-2.

Un saque largo de Leo Franco lo peinó Yayá Touré, Márquez falló y Agüero la cruzó perfecta. El argentino rompía así su sequía goleadora y volvía a dar emoción al encuentro. Forlán pudo poner a los rojiblancos por delante, pero Valdés, esta vez sí, sacó una gran mano.

El partio era un toma y daca y si al Atlético le había salido la cara en la jugada anterior, ahora le salió la cruz. Forlán falló un gol sobre la línea de gol y mientras se lamentaba, Henry anotaba el 2-3 a placer tras un pase de Gudjohnsen.

Eto'o, que no estuvo nada fino, tuvo otra clara oportunidad. Pero Leo Franco, que está incomensurable, la volvió a desbaratar. A falta de un cuarto de hora, Henry pasó de héroe a villano y cometió un penalti sobre Sinama, que había entrado por Maxi. Forlán, esta vez, no falló y devolvió las tablas al marcador.

Y cuando parecía que el pleno al quince sería una X, el Calderón estalló de alegría cuando el Kun hizo una pared con Maniche, aprovechó el fallo de Puyol y la cruzó para dar la victoria al Atlético de Madrid. Una noche gloriosa, y nunca mejor dicho.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Felicidades!!! partidazo del atlético que se o creyó hasta el final.
FU